Dale clic a la imagen el sábado a las 9:00 am. y escucha:

Dale clic a la imagen el sábado a las 9:00 am. y escucha:
Nunca antes un Diván estuvo tan cerca de ti...Sintonízalo. Mensajes al 0426-8723699

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Comer menos sal es más saludable

0 comentarios
*Ramiro Montilla Mejía/

El nombre químico de la sal es cloruro de sodio, se trata de un mineral que no contiene ninguna caloría, carbohidratos ni proteínas, sin embargo, está compuesta en parte por restos de otros minerales menores. La mayor parte de la sal que ingerimos no es agregada a los platos durante las comidas, como podría creerse, sino que proviene de los alimentos procesados que tanto se consumen hoy en día. Realmente este condimento cumple tres funciones: Conserva los alimentos en buen buen estado, sazona las comidas y proporciona sodio y cloro al cuerpo humano, dos nutrientes necesarios para regular la actividad muscular y nerviosa y para controlar el equilibrio hídrico del organismo. Por otro lado ingerida en cantidades altas o excesivas como generalmente se hace, puede producir hipertensión en la sangre, esta enfermedad suele definirse como una subida marcada y crónica de la presión sanguínea hasta un nivel que supera las medidas normales, nivel que varía según la edad de la persona.

Esta elevación de la presión puede ser causada por distintos factores: Entre ellos cuestiones genéticas y hereditarias e incluso el stress, la principal causa de hipertensión es un alto consumo de sodio. De igual manera las bajas reservas de potasio en el organismo facilitan el aumento de la presión de la sangre, es por eso que es muy importante evitar los alimentos procesados, ya que contienen grandes cantidades de sal para poder conservarlo en buen estado dentro de los envases, de allí la importancia de reeducar el paladar de tal manera que cada vez precisemos ingerir menos sal.

Cómo reemplazar la sal
La sal no debe ser eliminada por completo de la dieta, sino que debe disminuirse su consumo, por ejemplo utilizando una mínima cantidad de sal cuando preparamos los alimentos, sin embargo la sal puede ser reemplazada en nuestra dieta por una gran variedad de ingredientes que cumplen las mismas funciones perfectamente y que muchas veces resultan mejores para sazonar que la sal misma. Si se quiere mantener un sabor similar a la sal, se pueden tostar en el horno varias hierbas aromáticas diferentes, luego procesarlas y mezclarlas con especias hasta obtener una mezcla muy fina, de esta manera se obtiene una preparación que sustituye a la sal. No olvidemos que los licores y el vino sirven para aromatizar las comidas y reforzar sus sabores. También se pueden sazonar los platos utilizando especias como el azafrán, el clavo de olor, el orégano, la nuez moscada, la canela, el pimentón y el ajo molido. También hiervas aromáticas como el laurel, la menta, el hinojo, el romero, el perejil, la albahaca, el cilantro y el comino son fáciles de conseguir y dan toques especiales a las comidas.

No olvidemos que la hipertensión es una enfermedad bastante grave, que no sólo es causada por un alto consumo de sodio, sino que contribuyen a esta enfermedad factores ambientales y genéticos. Muchas veces la tensión sanguínea tiende a elevarse con la edad y también como consecuencia del peso excesivo del individuo, el consumo de alcohol en cantidades elevadas, el sedentarismo y el stress, son hábitos que pueden llegar a producir este desequilibrio. Así que menos sal, mas salud.

*Monitor de cultura física.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Licencia

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.