Dale clic a la imagen el sábado a las 9:00 am. y escucha:

Dale clic a la imagen el sábado a las 9:00 am. y escucha:
Nunca antes un Diván estuvo tan cerca de ti...Sintonízalo. Mensajes al 0426-8723699

viernes, 22 de octubre de 2010

La crónica menor/EL CARDENAL NEWMAN

1 comentarios
Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo/
En del viaje de Benedicto XVI a Inglaterra está incluida la beatificación del Cardenal John Newman, singular y controvertido converso del anglicanismo que llegó a ser un connotado pensador, incómodo por su espíritu crítico, pero que ha influido con su conducta y sus obras más allá de las fronteras de su país natal. Es inusual en este pontificado que el Papa presida una beatificación. El se ha reservado las canonizaciones, delegando en otros la proclamación oficial de santidad a la que se le rinde culto. Además, ha decidido que se hagan en sus lugares de origen para que la comunidad natural que lo conoció sea la primera que celebre el paso de venerable a beato.

En las poblaciones del sur merideño llama la atención la presencia del apellido Newman desde finales del siglo XIX. Es prácticamente el único apellido no hispano, corriente en Canaguá y Mucuchachí. Cuando se pregunta el origen de dicha denominación se hace alusión a que un familiar cercano del Cardenal Newman emigró desde las Islas Británicas y se instaló en aquellos apartados pueblos surmerideños. No existe documentación, al menos no la conocemos, que den fe de que esta tradición oral tiene fundamento cierto. Las biografías que hemos consultado no aluden a ningún familiar cercano que emigrara a tierras lejanas. La beatificación puede ser ocasión para que se investigue más a fondo y se pueda dilucidar dicho interrogante.

De todas formas, es bueno conocer algunos rasgos de este nuevo santo. Nació en Londres en 1801. Fue el mayor de seis hermanos de una familia de raíces calvinistas. Su padre era banquero y pudo darle en los primeros años de su vida una buena formación humanística. En 1824 se ordenó presbítero en la Iglesia de Inglaterra, ejerciendo de párroco en Oxford y dedicado a escribir. Una enfermedad en 1828 lo hizo reducir su ritmo de trabajo y se fascinó con la lectura de los santos padres.

Como miembro del movimiento de Oxford, grupo que intentaba demostrar el origen apostólico de la iglesia de Inglaterra comenzó a profundizar las relaciones entre el catolicismo y el anglicanismo. Un retiro casi monástico en 1842 lo llevó a convertirse al catolicismo, recibiendo la ordenación en Roma en 1847. Escribió muchas obras en ambos períodos, señalando con gran libertad su pensamiento. En 1888 el Papa León XIII lo designó cardenal. Murió en Birmingham en 1890.

El largo proceso de examen de sus obras y conducta desembocó en el reconocimiento de su ortodoxia y santidad de vida. Es un santo para estos tiempos de crisis. Dios quiera y lo podamos “adoptar” como un santo merideño.

42/ 17-9-10 (2641)

1 comentario:

  1. Hola hace mucho tiempo que escribiste esto! De hecho no sé si beatificaron al Cardenal Newman. Mi tatarabuelo llegó a Mérida desde una de las islas británicas (Irlanda) específicamente, se llamaba John Anthony Newman Turner la verdad es me costó mucho dar con esta información puesto que mi abuelo lleva el apellido Newman y su madre decía que ella era familiar cercana del cardenal Newman, tenemos tiempo tratando de saber toda la información, pero no hemos tenido éxito aún. Sería muy interesante conocer la historia a fondo. Saludos! Nunca es tarde para dejar un comentario a un buen post... :)

    ResponderEliminar

Licencia

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.