Dale clic a la imagen el sábado a las 9:00 am. y escucha:

Dale clic a la imagen el sábado a las 9:00 am. y escucha:
Nunca antes un Diván estuvo tan cerca de ti...Sintonízalo. Mensajes al 0426-8723699

jueves, 17 de febrero de 2011

La crónica menor / EL OJO AJENO

0 comentarios
Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo /

“A la maravillosa tierra andina, Andes de horizontes infinitos, picos rocosos y hermosos barrancos, pendientes de densas, exuberantes selvas, páramos donde brillan flores de ensueño y llenos de aramos. Vientos huracanados, lugares venerados en tiempos pasados. Su llamado irresistible…”

Estas palabras son el pórtico de un voluminoso y enjundioso estudio publicado por la Universidad de los Estudios de Florencia, Italia, con el título “Catálogo de la flora y vegetación de los valles de la vertiente occidental de los Andes de la Cordillera de Mérida”.

Su autor, un sacerdote italiano, de la Congregación de Misioneros de la Consolata, quien ha unido su vocación religiosa con la enseñanza de fitogeografía de la que es doctor y ha enseñado en la Universidad de Turín. En sus años de misionero en Kenya realizó un trabajo semejante al que ahora publica sobre los Andes merideños y trujillanos, donde vivió durante dieciséis años.

Describe 4630 especies y variedades de la flora andina, muchas de ellas endémicas, con una descripción exhaustiva de las formaciones vegetales y componentes fitogeográficos. Son casi 500 páginas de paciente y sistemática recolección de datos.

Me llama la atención, más que su indiscutible capacidad científica, de la que otros pueden hablar con competencia, lo que el autor escribe al final de la obra: “un saludo, lleno de nostalgia, a los Andes, esta cautivante y admirada región venezolana. Ver en todas partes florecer la vida, cantar la vida. Sin montes, sin bosques, no hay agua y sin agua es imposible la vida humana y de los seres vivos”.

El ojo ajeno nos enseña de manera irrefutable a querer, cuidar y conservar nuestro habitat para disfrute de las actuales y futuras generaciones. Gracias, Padre Giuseppe Bono, por la lección que nos lega para que nuestros Andes puedan seguir siendo el inmenso y maravilloso mundo que nos invita a cantar gracias a la vida “de una de las tierras más bonitas del mundo”.

6.- 25-1-11 (2006)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Licencia

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.